¿Te suena esta imagen?

Es la que aparece en tu coche cuando algo no va bien y hay que revisarlo.

Habré preguntado en formaciones unas 30 veces ya qué es lo que sentimos cuando vemos que se enciende esta luz en el coche, y la mayoría de la gente dice que se preocupa por que hay que llevar el coche al taller, y a la vez podemos alegrarnos por que si no se encendiese la bombilla y siguiésemos andando, al final el coche se rompería. Eso nos pasa cuando se nos encienden lucecitas
en nuestro cuadro de mandos personal (los sentimientos) que nos recuerdan que tenemos que atender algunas cosas (necesidades) y frente a esto tenemos dos opciones, parar, acoger y escuchar esos sentimientos para ver de qué nos están hablando, darles valor y aprender de ellos, o la otra opción que es seguir andando como si nada e ignorarlos.

Cuando hacemos lo segundo, nos pasa como al coche, que pensamos que no pero al final también nos rompemos, en el mejor de los casos a llorar, en el peor de los casos… Bueno, hay muchas maneras que las personas empleamos para canalizar sentimientos y emociones, desde dar un portazo, gritar a alguien, fumar20 cigarrillos etc.

Un amigo mío es mecánico y dice que cuando ignoramos los avisos de avería del coche, es peor por que luego la avería es más grande, costosa y duradera, que lo ideal es llevar al día los avisos. Me recuerda mucho a esta frase de Freud:

“Las emociones que no se expresan no mueren nunca. Estas se entierran vivas, y salen más tarde en formas peores.”

Es urgente atender nuestros sentimientos y emociones, transitarlas, escucharlas, mirar de qué se componen, compartirlas si es que nos apetece, darles valor y agradecer que, como la bombillita esa del coche, aparecen y nos hablan de algo que tenemos que atender.

En este caso, desde la perspectiva de la Comunicación NoViolenta, entendemos que los sentimientos y emociones nos hablan de necesidades que tenemos que atender, pero casi que de eso, mejor hablamos otro día 😉

Abrir chat
¿Puedo ayudarte?