“El otro día puse en práctica las herramientas de la comunicación no violenta pero no funcionaron”

Esto es lo que me dijo un chico que me encontré otro día y que se había formado en Comunicación Noviolenta.

Quiero hablar de algo muy importante que tenemos como responsabilidad dentro de la Comunicación Noviolenta, tanto las personas que la aprendemos como las personas que formamos en Comunicación Noviolenta: la intención.

 La Comunicación Noviolenta resumiendo muchísimo muchísimo es una herramienta que básicamente la crearon para ayudar a que las personas pudiésemos conectar con uno mismo y con una misma pero también entre nosotras, desde un lugar cariñoso, empático, honesto. Esa era la intención de la Comunicación Noviolenta.

Esta herramienta la creó Marshall Rosenberg, un psicólogo y mediador norteamericano que un día dijo “mira ya está bien me voy a poner las pilas voy a trabajar en crear una herramienta que nos sirva a las personas para expresar nuestros sentimientos y necesidades y también para poder escuchar los sentimientos y necesidades desde un punto de vista empático y honesto. Una herramienta que nos sirva a las personas para conectar entre sí”.

50 años después estamos aquí, en un contexto muy diferente . Obviamente hay cosas que se pierden por el camino, hay matices que se nos olvidan y que por desgracia en las formaciones que yo he hecho de Comunicación Noviolenta esta parte la damos por hecho, pero no la he escuchado nunca. Por lo tanto creo que es hora de que pongamos sobre la mesa esto y que entendamos que la intención principal de la Comunicación Noviolenta siempre ha de ser conectar. Conectar con la otra persona, ser capaz de expresarnos y ser capaz de recibir lo que está contando la otra persona.

Esta sería una opción. La otra opción es salirnos con la nuestra y manipular. La estrategia de  “te hago el lío para que al final me hagas caso a mí”. Esto me parece súper aburrido lo primero y lo segundo, creo que tiene doble filo porque no solamente te manipulo sino que además uso la CNV y quedo súper guay porque “mira este tío que bien se expresa porque ha hecho no sé cuántos cursos y no sé qué”.

Este artículo es un llamamiento a poner consciencia. Que cuando vayamos a hacer una interacción con otra persona, cuando vayamos a empezar una conversación delicada o importante, antes de estar pensando en la observación, el sentimiento, lo que dice la CNV, etc… lo primero de todo nos preguntemos “yo ¿para que me estoy acercando a hablar con esta persona?, ¿qué es lo que quiero sacar de aquí? ¿lo que quiero sacar es que nos entendamos? ¿o lo que quiero sacar es que me dé la razón o me pida perdón por algo?” . Porque si es esto último, estamos desaprendiendo lo que este señor inventó.

Si además eres formador o formadora en CNV te hago la petición de que como yo, cuando hagas talleres, hables de la importancia que tiene entender bien este concepto a las personas que acuden a ellos.

Son ya varias veces que he leído o he escuchado personas que dicen “ah la CNV, uy es que una vez la usaron para manipularme y no me gusta esa herramienta”. De entrada me sale decir “no pero entonces no es CNV lo que han usado, es otra cosa”. Pero es que en realidad una persona puede usar la CNV para manipular. Igual que puedes usar un coche para ir a la playa o para atropellar a alguien. Es una cosa neutral. Creo por lo tanto que las personas que formamos en Comunicación Noviolenta tenemos doble responsabilidad y tenemos que dejar claro este concepto a las personas que van  luego a utilizar la CNV en su día a día.

El chico con el que me encontré otro día me dijo que su novia le había propuesto un plan familiar con la familia de ella y que no quería ir y le había propuesto hacer otro plan que era pasar el fin de semana a la montaña. No sé por qué, que casualidad, por lo que sea, acabaron haciendo lo que dijo él y la novia se terminó enfadado, porque se dio cuenta de que había hecho algo que no es lo que más le apetecía. Lo que en realidad quería ella era irse al plan familiar con él o sin él.

La conclusión de él era “he usado la CNV y no ha funcionado”. Traducido:  “hemos hecho lo que yo quería pero ella se ha enfadado conmigo”. A esto obviamente hay que aplicarle un enfoque de género 100%, pero quiero que tengamos la capacidad de entender que una herramienta como esta tenemos que usarla para bien. Tenemos que usarla para ser capaces de conectar, de expresarnos, de entender, de escuchar y de tomar luego decisiones que nos puedan cuidar a todos y a todas. Porque si yo no tengo ni idea de todo esto y frente a esa propuesta te hago el lío y nos vamos a donde yo digo, está un poco feo. Pero si además se ha aprendido esto y utilizo estas herramientas o estas técnicas para hacerte el lío y acabar haciendo lo que yo hago, para mí está mucho más feo.

Por favor pongamos consciencia en esto. Son varias las personas ya he escuchado que se quejan de esta herramienta y creo que estas personas lejos de decir “bueno están equivocadas”, lo que tenemos que hacer es escucharlas aprender y poder incorporar los aprendizajes nuevos que saquemos.

Abrir chat
¿Puedo ayudarte?